La Navidad no es obligatoria

La Navidad no es obligatoria: Ideas para una Navidad más consciente

Cuando se va acercando la Navidad, empiezan a rodar por las redes mensajes de este tipo:

 

 

No sé los motivos que tienen las personas para compartir esto en las redes, pero si alguna vez lo has pensado, en este artículo quiero darte otra perspectiva.

Y es que parece que estamos obligados a vivir la Navidad como se supone que debería ser: con alegría, reuniones familiares, compras, comidas de empresa, árbol de navidad, luces, ¡nieve!, fiestas y centros comerciales.

Pero, ¿te has parado a pensar por qué nos ponemos un gorrito de Papá Noel, o por qué tenemos la agenda tan llena en Navidad que se convierte en un estrés?

 

Algunas claves para una Navidad más consciente

No creas que soy de las personas que odia la Navidad ni nada parecido.

A mí personalmente me gusta.

Y no porque no haya sillas vacías en la mesa. Las hay.

Pero que me guste celebrar la Navidad no quiere decir que trague con toda la parafernalia que el sistema y la sociedad han creado en torno a ella.

Evidentemente hay muchas cosas que no me agradan, pero:

  • Lo acepto como parte de la sociedad en la que vivo.
  • Respeto, en la medida de la toma de consciencia de la que soy capaz, mi manera particular de vivir la Navidad.

Es posible aprender a decir no a determinados compromisos si no los sientes de verdad, a cambiar de hábitos de regalos, comer de forma más saludable, a vivir una de esas noches de navidad tal y como lo sientes y no como «debería ser», decorar con adornos de navidad sostenibles, etc.

Porque la Navidad (tal como nos la cuentan) no es obligatoria.

La Navidad como tal tiene su sentido: astrológico, religioso, energético, etc. Para cada persona tendrá el suyo.

Pero esas normas no escritas que lleva implícita la Navidad en nuestra sociedad es lo que tenemos que observar si queremos vivir esta época con naturalidad y en coherencia con lo que somos.

 

Ideas y alternativas

Adornos de navidad

En cualquier escaparate o calle hay un arbolito iluminado, un belén o una flor de pascua.

Cada noche puedes ver la mayoría de balcones y ventanas con luces de Navidad.

Pero ¿sabes qué? No es obligatorio ponerlos.

Si no te apetece, no sabes qué simboliza un árbol de Navidad, crees que las luces son un consumo energético injustificado, o simplemente este año no le ves sentido, pues no lo hagas. Así de fácil. No va a pasar nada.

Siempre me he preguntado qué hacemos en Canarias poniendo nieve en el belén o cantando “…y con la nieve alrededoooor…”.

Recuerdo hablar de este sinsentido con mi jefe de hace años, que era argentino y para él la Navidad coincidía con el verano 🙂

Reuniones

Toma consciencia de lo que quieres hacer con tu tiempo. No estás obligado a nada. Eres libre de elegir las reuniones a las que acudes.

No quiero decir que todas las reuniones de Navidad sean por compromiso u obligación.

Sólo te invito a que tomes consciencia de que si vas a un evento es porque así lo decides. Por el motivo que sea: quiero compartir un rato agradable con mi familia, tengo miedo de que si no voy a la comida de empresa me miren mal en el trabajo, no quiero quedar como un antisocial entre mis amigos, etc.

Cualquier decisión es válida si eres consciente de por qué la tomas. No lo hagas por inercia.

 

Comidas

En Navidad se come mucho, y, por lo general, poco saludable. Pero esto también es una opción.

Si no eres quien prepara u organiza el menú de Navidad, haz la propuesta de encargarte tú de hacer un primer plato o algunos entrantes saludables (crema de verduras, ensalada con granada y germinados, paté vegetal sobre hojitas de endivias, etc.).

Así compensas un poco el resto del menú.

Y eso sí, no te pases luego con los postres 😀 .

Si no quieres renunciar a ellos, puedes hacer tú mismo algunos postres más saludables (sí, tengo que poner recetas en el blog).

O comprarlos. En Gran Canaria, Alborinco tiene polvorones y turrones veganos y saludables, en Bioloco puedes encargar un roscón de reyes vegano, y en La Cuchara Sana te hacen todo el menú 100% vegetal.

Y ya si tienes la suerte de estar en La Palma, no te pierdas los postres (y todos los platos) crudiveganos de Gabriela en Veg Art Diet.

Me dejo muchos sitios atrás… pero ya dejo para otro artículo el listado exhaustivo.

 

Regalos

Paradójicamente, la Navidad, época del año en la que más se habla de amor y solidaridad, es también el momento de mayor consumismo.

Sé consciente de que regalar en Navidad es también una opción, y que no estás obligado a hacerlo si no lo sientes.

Si te apetece hacer regalos, piensa en lo que puede necesitar o gustar a esa persona, pero también en el impacto que tiene esa compra (para el planeta, para las personas que lo fabricaron, para tu economía!).
Puedes repasar los criterios para un consumo responsable.

Y no tiene que ser un regalo comprado, y ni siquiera físico. Puedes regalar experiencias: actividades, talleres, un masaje, etc.

Si quieres saber cómo puedes hacer regalos de Navidad responsables te recomiendo este artículo de Mariana, de Cualquier Cosita es Cariño. Muy recomendable.

 

Conclusión

No pretendo hacer un boicot a la Navidad, no va por ahí.

Mi intención es que tomemos consciencia de todas esas costumbres sociales que aceptamos sin cuestionar si tienen sentido o no para nosotros.

Es la única forma de tomar elecciones verdaderamente libres, y no impuestas por un sistema social, cultural, económico, etc. que nos dice cómo tenemos que adornar nuestra casa o cuál es la forma correcta de vivir la noche del 24.

Puede que tu elección coincida con la de la mayoría, pero quizá no. Y esto también es válido.

 

Y ahora tú ¿Cómo eliges vivir la Navidad?

Si te gusta, comparte para que llegue a más personas. ¡Gracias!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Buffer this page

Acerca de la autora, Noemí Rodríguez

Soy Noemí Rodríguez, la autora del blog Viviendo Consciente, donde comparto ideas y herramientas prácticas para ayudarte a llevar un estilo de vida más sano, sostenible y consciente.

6 respuestas a “La Navidad no es obligatoria

  1. ¡Hola, Preciosa! 🙂 A mí también me encanta la Navidad a pesar de muchos pesares y sillas vacías y, por supuesto, creo que no hay una única forma de vivirla, sino tantas como personas. Me encantó un vídeo que me mandaron que invita a reflexionar sobre lo verdaderamente importante en estas fechas y siempre: “https://www.youtube.com/watch?v=D-3KLwLkXfA”.
    Muchas gracias por inspirar y contribuir a crear un mundo mejor con tu superblog 🙂
    ¡Feliz Navidad y mucho amor! 🙂

    1. Totalmente de acuerdo Carmen! El vídeo es genial, yo también lo compartí por facebook hace unos días. Muy impactante comprobar cómo vivimos asumiendo que vamos a estar aquí siempre.
      Muchas gracias por recomendarlo por aquí, y por tus buenos deseos 🙂
      ¡Feliz y consciente Navidad! 😉

  2. Hola Noemí,

    me gustó mucho tu planteamiento sobre vivir la Navidad pero vivirla desde la consciencia. Se debería hacer todo así, consciente de lo que se está haciendo. Lo normal es pedalear y pedalear para que la bicicleta de nuestra vida no se pare pero deberíamos ser conscientes de que bajarse de la bicicleta y pensar a dónde vamos no es malo, incluso es imprescindible para no perderse.

    ¡¡Feliz Navidad (consciente)!!

  3. Estoy de acuerdo contigo, respeto a todo el mundo pero mi casa no está adornada porque no nos apetece, para mí las cenas y comidas de Navidad son un estrés, esa noche duermo fatal y cuando ya terminan son un alivio para mi, los centros comerciales no puedes ni andar, un agobio, las compras para las cenas y comidas, lo hago por mis hijos y nietos porque entiendo que a ellos les hace ilusión, pero tengo muchos más días para juntarnos , la verdad es que estoy deseando que pasen, lo único que me hace ilusión de la Navidad es ver las caritas de mis nietos cuando ven los regalos de los Reyes. Me fastidia que me impongan cuando tengo que hacer regalos , comidas familiares y adornar mi casa. Perder a un ser querido en estas fechas te marca para siempre. Feliz Navidad a todos, que cada uno la celebré como quiera.

    1. Hola María, cuánta carga les damos a las abuelas en estas fiestas… En nuestra sociedad no está bien aceptado (todavía), pero estás en tu derecho de sentir lo que sientes y de expresarlo y compartirlo con amor.
      Un abrazo, y mi deseo de que encuentres la forma de celebrar que respeta también tu sentir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *